Cerrando el cccb (y una invitación)

cccbFora

Han pasado muchas personas por el Centro de Cultivos Contemporáneos del Barrio. Supongo que las perspectivas sobre lo que ha sido son igual de diversas. No pretendo representar este proyecto en su totalidad. Solo dar mi perspectiva sobre lo que ha sido por mí. Si os interesa, aquí va:

Que era el cccb: Fisicamente, el cccb era unas puertas de madera muy grandes, pintadas de verde y sobre ello en blanco las palabras “Centro de Cultivos Contemporáneos del Barrio” en letras sencillas, hechas por Vahida Ramujkic hace 6 años. Era una cocina que incluía una pared hecha de azulejos reciclados de colores diferentes (rojo, azul, unos con dibujos), y una cocina sobre ruedas, todo esto hecho por Stefánia durante un agosto mientras yo estaba fuera. Era un suelo hecho durante muchas etapas diferentes, primero de cemento rellenando un agujero grande que había después baldosas hechas por Moshe y al final la parte principal de madera hecha por Igor, Joan y por mí yendo y viniendo desde la casa de Joan en Parets, después completado con el trabajo de Cris, Aurelio, Dani, Borja, después criticado causando tensiones, sobre lo cual hicimos otro trozo de madera nueva (traída en bus por Cris y por mí) montada por Emilio del Ateneo d’Oficis a cambio de unas pocas cenas. El cccb es la estufa rocket, montada en unos pocos días por Joan y después perfeccionada durante un año mas, una estufa que convirtió el local en un hogar, que hizo que al entrar se te pegase un olor a quemado, a cabaña en el campo, una estufa que fue alimentada durante unas conversaciones que hasta hoy en día estoy disfrutando. Era una ventana hecha por Wile de la Fustería Can Batlló. Un altillo, unas estanterías muy anchas, un agujero en el techo del balcón de cuando me encerré fuera y tube que saltar del balcón del Chirqui el vecino de al lado.

Aparte de esto, el cccb fué unas charlas/talleres dadas por Sascha de Icarus project, dos talleres del artista Milos Tomic, el proyecto Superheroes del Barrio donde planchamos plástico para convertirnos en personajes ficticios en colaboración con el Casal Concordia, con Elisa Marvena y Salah Malouli con Vahida haciendo lo mismo al mismo tiempo pero en Cairo, cenas de plantas silvestres y talleres con Igor Apatrisan, talleres de cocina Italiana regional vegetariana con plantas silvestres con Stefánia, cenas ciegas, ensayos de un coro activista del barrio, todo un proceso de intervención/documentación sobre el pasado, presente y futuro de la calle dinamizado por Taller de Ficció, talleres de Serrigrafía Ambulante con Señorita Jess, Vestisaje con Jess y Lucia Egaña, Espigadorxs de la Cultura Visual con Natalia, una galería de un metro cuadrado llamada M2 gestionada y comisariada por Lucia y por mí, Lecturas Sur-versivas con rollos de pelis de propaganda estadounidense y inglesa difundidas en latinoamerica intervenidos por artistas latinxs del barrio con Xavi Hurtado, Percancias de la Purissima Concepció que era un proyecto de Bordado Documental en la calle con Vahida y conmigo, el Proyecto Anda donde hicimos baldosas hidraulicas con Faca y Inés desde Argentina, una radio tetería con el programa Mossegar Galetes en Silenci con Anna Coromina y conmigo, talleres de Mending Sentimental, de ganchillo, de esculturas blandas, talleres de tempeh con Moshe Robes,salón de te, proyecciones de pelis, la granja microscópica de Microculturas, un ciclo de talleres de cocina contextualizada con Laser Peles, con Maggie Schmidt, con Tru Food Liberation de Atenas organizado por Vahida, Moshe y por mí, fue unas meriendas con Moshe donde hemos repasado uno por uno los 12 principios de la permacultura pensando como se pueden traducir al ambito social/vecinal/urbano/económico/organizativo del local, talleres de como leer el presente utilizando el Tarot del Presente por venir de Barcelona con Orit, fueron reuniones de Permacultura BCN, sesiones de Economía de Levadura Madre Silvestre unos sobre mantenimiento y reparación con Blanca Callén y conmigo, excursiones semanales para escalar árboles y recoger plantas silvestres comestibles en Montjuic, taller de bordado de la India con Carla Peirano, las sesiones Brotes con Stefánia Igor y Jess para explorar multiples posibilidades de las plantas silvestres, cenas basadas en graffitis cocinadas y explicadas por Marina Monsonis, y seguramente me olvido de muchas cosas así que me tendréis que perdonar.

Pero mas allá de todo esto fue un proceso cotidiano de ir conociendo una calle peatonal, un cul de sac rodeado de un muro alto, poco a poco convirtiéndonos en unos vecinos mas, con la función social que podría tener casi cualquier tienda de la esquina. Para mí el cccb fue un intento de aprender y entender una serie de cosas, de desarrollar unos saberes prácticos, y es sobre este intento que me gustaría hablar. Aquí va:

Hace siete o ocho años, después de leer el libro Wild Fermentation de Sandor Ellix Katz, tenía un pensamiento. Fue la continuación de muchos otros (pensamientos), una reflexión que continuaba mutando durante años de actividades como parte de Las Agencias, de Yomango, de Miles de Viviendas y de Costura de Código Abierto, como reacción a los momentos de ilusión y inspiración y también a las  decepciónes de esos momentos. Se me ocurrió que las economías y los movimientos sociales también pueden ser un tipo de fermentaciones.

Las fermentaciones que describe Sandor Ellix Katz en el libro siguen unas recetas bastante improvizadas como respuesta a la complejidad e impredicibilidad de cada contexto. Hay que adoptar una actitud despierta de juego y cuidado, un dialogo entre gustos culturales, gustos personales, ecología microscópica, clima, azar y casualidades. Me pareció que si conseguimos que nuestros deseos y curiosidades se fermentan de esta manera múltiple, podríamos desbordar la Economía del estatus quo y generaríamos una transformación sostenible, divertida y amable.

No sabía como, donde o con quien podría iniciar este tipo de experimento. Se lo comenté a Vahida (que en aquel momento ya no vivía en Barcelona), a Moshe, a Ona. Los tres de alguna forma respondieron de maneras que hicieron posible alquilar un local en la calle Purissima Concepció, en el barrio de Poble Sec.

El elemento más importante del cccb (Centro de Cultivos Contemporáneos del Barrio) fueron sus puertas enormes que convirtian el interior en una una extensión de la calle, y a la calle en una extensión del local. La estrategia básica consistía en abrir estas puertas teniendo siempre a punto una taza de te para cualquier persona que quisiera entrar-pasar. Una extensión de la misma idea fue la construcción de la rocket por parte de Joan.

Yo no sabía con quien podría colaborar en esta mezcla de experimentación (arte?) y intento de creación de infraestructuras (urbanismo? economía? alimentación? educación?). En este primer momento no conocia todavía a la Señorita Jess, a Igor, a Stefánia, a Natalia, a los del Taller de Ficció, a los del Laboratorio Reversible, a Joan, a Vanessa, a lxs de costura (Sandra, Vero, Laura, Angela, David, Sara, Uma y otrxs), a Roger Sansi, a Isadora o a Nacho. No habia hecho proyectos colaborativos con Lucia, con Xavi Hurtado, con Blanca Callén , con Salah (con Marina Monsonis si, con Orit también). No tenia disponible un espacio que para alojar charlas y talleres con personas que me inspiran como Sascha Altman DeBrul y Milos Tomic o proyectos con Vahida Ramujkic. No conocia a muchxs que después se hicieron Amigxxxs del cccb. No conocia ni a Lorena ni a Bö, ni a Cuca ni a Bouzas. Todos han aparecido en mi campo de visión, a partir de la apertura de estas grandes puertas de madera.

El cccb apostaba por la informalidad. La hipótesis era que si la comunicación entre los colaboradores se mantenia viva y en estado saludable, temas logisticos y economicos se quedarian resueltos sin demasiado esfuerzo. No se crearon estructuras bureaucráticas de toma de decisiones. En lugar de reuniones, nos juntamos para unas cenas en el local donde se suponia que surgirian los temas urgentes de forma natural en conversación y que por el hecho de vernos la cara, se generarian nuevas constelaciones y colaboraciones (como la Birra de la Puri). Se suponia que seria un espacio muy necesario donde alentizar el tiempo para poder construir las cosas de forma artesanal. Se suponia que por este hecho estaríamos ahí presentes al nivel cotidiano una gente y que la toma de decisiones se haria en el terreno a partir de su aprendizaje cotidiano, a partir del ir conociendo los hábitos, los patrones, las dinámicas de la calle, a partir del saludar y del tomar el te. Muchas de estas suposiciones eran inexactas, igual buenas como punto de partida, pero necesitadas de ajustes y transformaciones. Estoy todavía sacando mis conclusiones sobre que es lo que formaba parte de este proceso, lo que lo convirtió en tan agradecido a tiempos y tan estresante a otros. Por ahora un recuerdo dominante de la experiencia es el de estar apagando fuegos. Estos ajustes y transformaciones, esta reflexión acompañada a la acción está todavía tomando lugar a pesar del hecho que el cccb como proyecto se está cerrando.

En todo caso, para celebrar, lamentar o simplemente cerrar todo esto, estáis cordialmente invitados a tomar un te, en el local previamente conocido como el Centro de Cultivos Contemporáneos del Barrio, este próximo viernes 14 de octubre de 18h a 21h.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s